chocolates

Para elegir un buen chocolate debemos de saber, en primer lugar, qué es lo que lleva en su composición. La base es la manteca de cacao, el cacao en polvo, el azúcar y la lecitina de soja que se utiliza para emulsionar.

A partir de aquí se pueden añadir otros ingredientes como la leche, para el chocolate con leche, los frutos secos y otros ingredientes para otorgar matices al sabor. Las especias dan muy buenos resultados mezcladas con el chocolate, tanto si hablamos de vainilla, todo un clásico, como si hablamos de otras con sabores más fuertes y ligeramente picantes, que combinan muy bien con el dulzor del chocolate.

Las frutas también aportan combinaciones muy atractivas junto al chocolate. Chocolate con virutas de naranja, chocolate al limón, chocolate con matices de fresa… y esto dejando a un lado los deliciosos bombones con frutas confitadas.

El sabor del chocolate

Cuando saboreamos un producto de alta calidad, como los chocolates y dulces Dastatu, nos damos cuenta de que el chocolate, al morderlo, produce un ruido crujiente y seco que denota que la mezcla ha endurecido correctamente. Una vez en la boca, debe de volverse cremoso inmediatamente y eso hará que todos los matices aportados por otros ingredientes se liberen.

El resultado es una explosión de sabor, que debe de ser muy intenso, ligeramente amargo, pero con un buen equilibrio con el dulzor del azúcar o de los edulcorantes que se le hayan añadido.

Para saborear al máximo el chocolate lo mejor es no guardarlo jamás en la nevera, sino en una alacena en la que esté a la sombra y fresco. Así, liberará todo su sabor de la manera más adecuada.

El mejor acompañante del chocolate

Si quieres disfrutar de tu chocolate y conseguir todavía más placer, acompáñalo con un cava bien frío. Pero si eres de sabores muy intensos, entonces quizás prefieras hacerlo con un vino tinto si el chocolate es negro, un vino blanco si es un chocolate con leche y un vino dulce si se trata de chocolate blanco.

Descubrirás que la combinación del vino con el chocolate ayuda a saborear mucho mejor ambos productos y también a que tu pequeño momento de placer sea todavía más completo. Un pequeño lujo que poco a poco podrás ir mejorando, según vayas encontrando los sabores que más te gustan y los tipos de chocolate que de verdad te llenan.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *