manzana

Muchas personas sueñan con una fórmula mágica o con métodos revolucionarios para adelgazar rápidamente pero, al final, siempre acaban escuchando que la única manera de perder peso es mediante la dieta y el ejercicio. Pero, ¿es esto así de cierto o hay formas de reducir grasa eficaces y que no se basan exclusivamente en esos dos pilares?

La verdad es que cuando se dice que la forma de perder peso es quemando más calorías e ingiriendo menos se está simplificando mucho un tema que es bastante más complejo. Por ejemplo, una persona que retenga líquidos, ¿de verdad necesita perder grasa? Quizás está delgada, pero la báscula oscila y su contorno aumenta debido a que no es capaz de drenar su cuerpo.

En este caso puede ser muy efectivo recibir masajes drenantes por parte de alguien experto que ayude a que el líquido se mueva y vaya, poco a poco, abandonando su cuerpo.

La grasa localizada

La grasa localizada es otro problema muy común. Una persona delgada pero que tiene mucha tripa, o que tiene acumulaciones de grasa en las pistoleras o en la papada. ¿Es la solución la dieta? No, comer menos solo hará que acabe excesivamente baja de peso, pero igualmente tendrá grasa localizada. ¿Y el ejercicio? Hay zonas en las que el ejercicio no es efectivo cuando se trata de grasa difícil de eliminar.

En estos casos hay que optar no por una fórmula mágica, sino por ayuda especializada. La liposucción es una solución para estos problemas pero también puede haber otros tratamientos, como los realizados mediante mesoterapia. Esta técnica consiste en la introducción de medicamentos directamente en la zona a tratar mediante inyecciones. Estos medicamentos ayudan a deshacer la grasa y facilitan su rápida eliminación.

Cuando no funcionan las dietas

Existen también casos de personas con mucho sobrepeso que ya han probado todas las dietas pero que no han sido capaces de perder peso. En estos casos y previa valoración, es posible utilizar otras tácticas para que la dieta sea mucho más efectiva.

Las más comunes son el balón gástrico, la banda gástrica o, para casos muy severos, la reducción de estómago. Estas intervenciones ayudan a que la persona se sacie muy rápido y coma mucha menos cantidad de comida. Así, logrará bajar de peso con rapidez y de una manera eficiente.

Estas técnicas pueden combinarse con otras, como la liposucción extrema o la reducción de piel sobrante una vez que se ha perdido peso.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *