obesidad infantil

La obesidad infantil se presenta cuando un niño supera en un 20% el peso esperado para su edad.

Causas y consejos para impedirla.

Cada día se incrementa más esta condición que hace peligrar la vida de nuestros hijos. Hay múltiples factores que inciden para que se produzca esta situación, entre los que se pueden mencionar a los ambientales, genéticos, de conducta, de estilo de vida, metabólicos y neuroendocrinos.

Actualmente, la Organización Mundial de la Salud estima que existen 22 millones de niños obesos menores de 5 años y un número significativo presenta sobrepeso.

En los niños obesos, surgen, además de las enfermedades asociadas a esta situación como la diabetes, la hipertensión y el síndrome metabólico, trastornos psicológicos como la pérdida de autoestima, problemas de depresión y bajo rendimiento escolar entre otros.

Como es una situación reversible, es importante que los adultos eduquemos a nuestros hijos; al ser nosotros los responsables de lo que los niños ingieren debemos, con nuestro ejemplo, brindarles hábitos de conducta alimenticia saludable, enseñándoles desde niños a tener una alimentación equilibrada, evitando la “comida chatarra” e introduciendo a la dieta frutas, verduras, pescados y cereales. Las comidas rápidas pueden ser una excepción muy gratificante para un chico, pero si se convierten en un hábito alimenticio, estaremos abriendo la puerta a la obesidad infantil.

Asimismo, es primordial evitar el sedentario, los niños pasan horas frente al televisor y la computadora, y si bien esto es para ellos un sistema de diversión y entretenimiento, suplanta antiguos juegos donde el ejercicio físico era prevalente. Debemos motivar la actividad física, evitar la obesidad en la gestación, retrasar la introducción de alimentos no lácteos hasta los 4 meses y controlar con frecuencia el peso de nuestros hijos. Recuerda, que si tomamos todos estos recaudos, estaremos reduciendo la probabilidad de que los niños con predisposición a la obesidad la padezcan. Debemos romper con la premisa de que un niño “gordito” es un niño sano…

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *