caracoles

La gastronomía de la provincia de Lleida destaca especialmente por la cantidad de combinaciones de productos con los que elaboran sus recetas.

Así pueden encontrarse muy variados platos realizados con diversos recursos como setas, caracoles, legumbres, diversas carnes, hortalizas… Además las frutas también cuentan con una excelente calidad destacando las peras y las manzanas.

En la gastronomía de Lleida hay que tener muy presente la fuerte tradición culinaria que aún se continúa manteniendo en las localidades de las diversas comarcas de esta provincia catalana. Esto ha dotado a la cocina leridana de una personalidad única ya que además de mantener la forma de preparar los suculentos platos como lo hacían sus ancestros, los recursos que provienen de su tierra son naturales y saludables.

Uno de los productos que más se consumen y preparan en las tierras de Lérida son los afamados caracoles que se presentan en las típicas caracoladas. Algunas de sus denominaciones son el caracol a la brutesca, a la llauna, amb ametlles…

Es con los caracoles con los que los leridanos son capaces de hacer más de cien especialidades diferentes que han sido denominada de varias formas. Así que está claro que todo aquel que acuda a esta provincia catalana no puede dejar de probar un buen plato de caracoles preparado de la forma que más le guste o le llame la atención.

Dependiendo de la zona de la provincia en la que nos encontremos podremos disfrutar de diferentes platos. Es el la zona de Pallars donde las truchas de río son el plato más conocido, al igual que la escudella lo es en la Alta Ribargorça. Si es en la zona meridional donde decidimos saciar nuestro hambre entonces nos encontraremos en nuestros menús con la olla barrejada o la cazuela de tros.

En la zona del Alto Urgel el trinxat o la ternera ahogada son algunos de los placeres culinarios mientras que en el valle de Arán sus productos estrella son los patés y la olla aranesa.

Es en esta última zona citada donde su cocina se ha creado un lugar privilegiado en lo referente a la gastronomía leridana debido a que es en el valle de Arán donde también se pueden degustar contundentes platos repletos de condimentos como los arroces caldosos de bacalao, conejo y cerdo; o las energéticas lentejas.

Uno de los recursos naturales procedentes de la tierra que se consume con cierta asiduidad en Lleida son las setas que se presentan en diferentes variedades como los rovellons, los ous de reig, rabassola, llenegues…

Estas setas se preparan de mil y una formas, bien sean con verduras, asadas, con carne…

Uno de los platos que más fama ha adquirido debido a su extraordinario sabor son los panadons que están acompañados por pasas, piñones y espinacas.

La coca de recapte de escalivada con su correspondiente guarnición de pimiento es otro de los manjares de esta tierra.

Si acudimos a un restaurante en esta provincia y somos de buen comer deberemos probar platos como el poti poti de lentejas, las mongetes con perdiz o la olla de cigrons que son los conocidos garbanzos.

En el apartado de la carne nos encontramos con un lugar rico en este producto sobre todo en lo referente a pollo, conejo, pavo, cerdo y pato.Además aunque en menor medida, también se consume cordero y cabrito en los asados, mientras que si es temporada de caza será la carne de jabalí o ciervo las que se coman a la brasa, o en guisos de extraordinario sabor.

Los leridanos son aficionados a la carne por lo que no sólo la comen como hemos citado previamente sino que también la presentan en suflés donde la carne picada con coles o patatas hace las delicias del comensal.

En lo referente a los embutidos en Lleida se caracterizan por estar elaborados artesanalmente y poseer una excelente calidad. Así se producen los xolis, la girella, la butifarra negra y la longaniza.

Pasando ya al tercer plato en Lleida se puede disfrutar enormemente de sus frutas ya que las peras, manzanas, melocotones, cerezas y ciruelas son algunos de los productos más consumidos y recolectados que se venden por todo el país. Tal es la importancia de la fruta de esta provincia que cuando llega el otoño se celebra la semana gastronómica de la fruta.

Pero para aquel que se decante más por lo dulce que por la fruta, en las pastelerías leridanas se encontrará con productos como los pastissets, los orelletes, la fruta dulce, los turrones, la crema catalana, las xarrupets, el codonyat, las magdalenas…

Otros postres de exquisito sabor son las manzanas asadas rellenas con frutos secos y el granados que está elaborado con almendra.

Aquellos amantes del buen vino podrán catar el caldo de Denominación de Origen de esta provincia que es el Costers del Segre.

Lleida es una provincia con una gran importancia gastronómica; tal es ésta que a lo largo de todo el año se celebran diversas ferias y actos culinarios. Así en mayo Lleida se viste de gala para comer caracoles en las calles. Ya en el mes de septiembre se celebra la fiesta de la vendimia y también en esta época es cuando los restaurantes de Lleida se unen para preparar platos que contengan las frutas de su huerta con motivo de la semana gastronómica de la fruta.

En este mismo mes se celebra también la feria del higo en la localidad de Alguaire mientras que en noviembre es la feria del aceite verde la que acontece junto a la muestra de tortilla de almendras.

Es Lleida una tierra con variedad de climas con lo que su productos naturales son de una extraordinaria calidad que más tarde se disfrutan en su cocina. Por eso todo aquel que acuda a este lugar de la geografía española debe deleitar su paladar con placeres como el pato con nabos, los crepes del valle de Arán, el embutido de cerdo, sus quesos, la carne de caza, las ricas verduras, las setas, los caracoles y como no; sus excelentes frutas. Además para todo aquel loco por la cocina casera recuerde que en la comarca de esta provincia encontrará su paraíso.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *